top of page

Pastoreo mis palabras. Ocho poemas de Gloria Mendoza Borda

Actualizado: 22 jun 2023



Imagen de un pastor


PRIMER ACTO


Yo la tímida pastora de tus ovejas

bendito amo

lavé tus ovejas en todos los crepúsculos

de la virtud de los campos

hasta que se muestren desnudos a los ojos

de aquellas inolvidables tardes teñidas de ceniza y té

tengo la cabellera rizada semejante a una cabra salvaje

amo

yo rumiante de los tiempos de violencia

corriente agitada

pastoreo mis palabras

terminada mi tarea

estrangulo en el bosque el estúpido polvo de las arañas

que van carcomiendo la red de la choza / tus ojos de leche

amo

bastante he pastado

me he cansado con tu ganado

dame otro trabajo

juguetes de la corteza de árboles

quiero ser una pájara bravía / picuda

en los arrabales de mi corazón

quiero ser una chita

meeeé en las nubes de los cielos

de los sapos

después del aguacero

la de oídos finos

para escuchar la música

del viento

masticando el pasto de los poemas

pretendo brotar de los ríos que me acechan

dame tu sombra quiero jugar a la guerrilla

amo estoy deslucida

me duele ser una callada pastorcilla

para caminar tanto con los pies desnudos.

SEGUNDO ACTO

Amo mal amo

estoy harta de pastar tus ovejas

coger el látigo

escuchar solamente aullidos

de la yerba de los prados

¿por qué habré nacido para ser tu pastora

la pastora de tus sueños la pastora de tus rebaños

pastora de tu rostro en el conjuro de la danza?

TERCER ACTO

Amo mal amo

quédate con tus ovejas

con tus carneros de fiesta

cintos de colores en tus venas

que no ven

tengo el olfato de los abuelos

sé correr en manada

es tu hora me voy

debes pastar al compás del látigo

es tu turno

escucha esta carcajada de la cosecha

de mi olfato a poesía

te toca pastar mis ovejas maleducadas y tristes

te toca pastar mis lamentos de agua

se acerca la primera muerte

pastor pastor de montañas inexistentes

pastor ¿escuchas?

no te pierdas

no desmayes

pastor

es el fin.


de Los grillos tomaron tu cimbre (1971)


José Santos Mamani

Mi padre

acaricia rojas orquídeas

para evocar a José Santos Mamani

medía como dos metros e iba

seguido por el bullicio de los niños

espantaba cóndores incrédulos

en Bolivia

su tamaño encrespaba crepúsculos

a su paso cuchicheaba el silencio

los yanquis

como preciado venado

se lo llevaron

sin importarles su lejanía

ni su corazón aimara

exhibido en circos

y

vitrinas

reproducido en telares

los gringos sin apiadarse

sonreían

no les importaba

su coca madre

su llipta dulce

su poncho abuelo

cuentan que José Santos Mamani murió

de tristeza

en los Estados Unidos.


De Biografía de los marginales (2004)


Buscando el camino de la poesía


Convoqué a las lechuzas para sembrar

el trigo en el sueño de los poetas

ha llegado Catalina se ha instalado

en el centro de la historia ha levantado la voz

y las primeras lluvias se han detenido

en los contornos de su discurso


en coro repetimos aquí la poesía arde

en nombre de los girasoles Van Gogh expectante

aplaude el encuentro / cadáver desflorado

por hormigas aquí Catalina la poesía

camina de luna en luna.


Nuevo día


Amaneces te arrodillas escupes y un cuervo

se lleva tu voz detrás de las enarboladas tardes

donde antes carajo solíamos silbarnos sumergirnos

sin dar plazo al plazo de pie mares cielos mundo

creían en nosotros.


De Desde la montaña grito tu nombre (2013)


VI


¿Awichitjämati? janiwa yaykti

Ñik’utajasa k’iwinkinkuni

Ukaja, aka p’iqinwa jakaski

Ist’askitua, thayawa situja

Jawiras, pankaras, laranja musk’askiwa

Awichitajampi utjiritua.

Gumircindaj awichitja, aparapjitua

Awichitaja sapakiwa jakust’askija

Marka thayan utapanwa.


(No sé si me parezco a mi abuela

los cabellos ligeramente ondulados

el recelo

está vivo en mi memoria

sé que me escucha me lo dice el viento

el aire, el río, la flor silvestre, el sabor a naranja

yo vivía con mi abuela Gumercinda

me alejaron de ella

mi abuela quedó sola

en un cuarto de la ciudad de los vientos.)


XIII


Iscuilitaruja ma uruwa puriniwjixa

Anti camiunitawa,

Tiula nakaj taycajaxa

Watina watina sasawa

Gumircinda awichitajawa jiwauxatainaja

Ch’iara sacumpi, ma pañulitampi

Thayanja phalaliwjixa taycajaxa llaqisimpi

Markaru sarantañataki.

(Un día llegó a la escuelita una camioneta color naranja

eran mis tíos maternos

dieron trágica noticia

la muerte de mi abuela Gumercinda

mi madre buscó abrigo negro

y una pañoleta blandida por el viento andino

se abrazaban de tristeza

alistándose para ir a la ciudad.)


XIV


Sausjamawa jachtja

Janiwa qhitis uñjkituti

Asuritwa, muñikitanakaja jani taikani

Ukhamarakiwa muñikitanakaja jacht’apjixa nampi

Qhumant’asiwaptja jach’a jakinakxama

Jiwañaja jutatainaxa anti laranjama.


(Lloré como un sauce

nadie se daba cuenta

de mi llanto

porque era pequeña

mis muñecas también quedaron huérfanas

mis muñecas también lloraron

las abracé como los grandes

la muerte era color naranja.)


XVIII


Jawiraru qalanakwa jakuntxa

Nuwastja lak’ampi, ñiq’inwa

Kunats awichit, apastamja

Amparajampi llinq’iapstja

Ch’iqa amparaj, laq’ampi

willt’anija thayanwa, jiruntirjama

Chaka makatañatwa

Jallallt’antwa, ch’iwujaruxa ch’intajanwa

Ukatja llinq’ija, jawiranja jachaskakiwa

Kunats sarawjta taykita

Kunats sarawjta taykaja

Sartma, awichita, sartma

Aka jach’a markajaruwa tuctaja awichita

Inaimayawa sartja k’alpacharu markanaksa

Jawiranqtawa jachaxampi

Awichita Gumircinda

Cumpañir awichita


(Tirando piedritas a la corriente

reproché a la tierra porqué te llevó

escarbé un poco de llinqui

levanté mi mano izquierda

de tierra

garabateando en el aire

desde el puente

arengué a mi sombra en silencio

y seguí humedeciendo el llinqui

en la corriente

apelando

imanantaj ripunky mamallay

imainalla ripunky mamitay

rijchari ahuichita rijchari

te hiciste mi patria eterna abuela

rompí todos los límites

en todas las ciudades recorridas

quedó el río

con mi llanto por ti, compañera Gumercinda.)


De Mi abuela, mi patria (2018)



GLORIA MENDOZA BORDA (Puno, 1948)

Poeta y promotora cultural. Ha publicado los libros Los grillos tomaron tu cimbre (Casa de la Cultura Cusco, 1971), La danza de las balsas (Lima: Editorial Horizonte, 1998), Desde la montaña grito tu nombre (Lluvia Editores, 2013), Mi abuela mi patria (Lima, 2018), entre otros. Además ha compilado la antología Un otoño azul: selección de participantes del Martes Literario de la Alianza Francesa de Arequipa (2018). En 2017 la Municipalidad Provincial de Arequipa la distinguió con la Medalla de Oro a la Cultura y en el 2018 fue reconocida por el Ministerio de Cultura como Personaje Meritorio de la Cultura Peruana.

43 visualizaciones0 comentarios
bottom of page